Iluminación comercial

Consejos y sugerencias sobre iluminación comercial

Cuando afrontamos un proyecto de iluminación para locales comerciales, en consonancia al criterio del director del proyecto arquitectónico siempre aportamos nuestra experiencia y solución para resolver ciertos inconvenientes que surgen entre el diseño y la realidad de obra, presupuesto y tiempo de ejecución.

La función de la iluminación comercial es aportar un ambiente adecuado para incitar el proceso de compra, definitivamente es sumar estímulos para que el cliente/visitante se encuentre cómodo respecto a su entorno visual.

Por lo tanto no vale cualquier recurso sin perspectiva. La suma de puntos de luz sin tener un propósito no significa que resuelva el problema, por eso es necesario hacer un proyecto previo teniendo en cuenta las diferentes áreas, salas y ambientes que tenemos que revivir.

El punto de inicio de este proyecto es valorar en primer lugar la luz natural que puede recibir directa o indirectamente a lo largo de toda la jornada y en las diferentes estaciones del año, aunque la podemos reducir a dos, verano e invierno, no debemos olvidar que el ángulo de incidencia del sol de una estación a otra cambia el foco de entrada. En invierno el sol está más bajo en el horizonte, menos horas de luz y normalmente más atenuada. Por contra en verano la luz del sol entra casi perpendicular durante más tiempo, más horas de luz natural, más luminosidad en su conjunto y más días soleados en casi toda la geografía.

A partir de este primer punto se empieza a discernir sobre la tipología del comercio y sus necesidades reales. No es lo mismo un local de farmacia, que uno de ropa u otro de alimentos. Es en este momento cuando se define la función de cada espacio, si es de tránsito, si es de enfoque sobre el producto, si es de ambiente o si es sólo un punto de ayuda en la decoración, por eso es conveniente trabajar conjuntamente el diseño del comercio junto al de la iluminación que le asista.

La iluminación en el sector comercial no es igual que la iluminación doméstica. En los locales comerciales las luces más habituales son: incandescente no halógena, incandescente halógena, fluorescente, halogenuros metálicos, led y fibra óptica.

En cuanto a la disposición hay pequeños trucos para “engañar” la percepción del espacio, si quieres que el local parezca más grande enfatiza sobre las paredes finales, si tu pretensión es que crezca en altura la iluminación  cenital del techo es fundamental.

El conjunto de estos pequeños detalles son los que aportan el valor añadido a tu negocio, sólo tienes que dedicarte a tu especialidad, la iluminación es la nuestra, resolvemos tus dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.